martes, 25 de abril de 2017

Cuerpo, mente, comunicación - Alfa Ínstitut - Joaquín Benito: CARENCIAS SENSORIALES Y SENILIDAD -Tacto y movimie...

Cuerpo, mente, comunicación - Alfa Ínstitut - Joaquín Benito: CARENCIAS SENSORIALES Y SENILIDAD -Tacto y movimie...: CARENCIAS SENSORIALES Y SENILIDAD -Tacto y movimiento-. Joaquín Benito Vallejo Experto en Psicomotricidad, Movimiento Orgánico,...

En otros lugares(*) hemos expuesto nuestra tesis, de que una incorrecta utilización del cuerpo en cuanto a su función biomecánica, es una de las causas fundamentales del deterioro físico manifestado en la vejez, por lo cual no es una causa directa del ser viejo, como generalmente se entiende.


En esta exposición vamos a centrarnos en mostrar que el deterioro psíquico,  de la conciencia y de la personalidad, manifestado en los ancianos y justificado como una característica de la vejez, no es la causa directa de la vejez, en una gran mayoría de casos.

            La raíz hay que buscarla, en la pérdida de algunos factores primigenios determinantes de la formación y desarrollo tanto del psiquismo como de la personalidad, pérdida que no está directamente ligada con el envejecimiento aunque suela manifestarse en esa etapa de la vida en algunas personas.

El origen de la desestructuración del psiquismo radica en las carencias sensoriales continuadas; la pérdida de movimiento, y sobre todo en la falta de relaciones y de comunicación con los demás.


La imagen corporal es considerada por diversos autores (Wallon, Spitz, Bowlby, Lowen, etc.) como la matriz de la formación del Yo, de la identidad y de la personalidad.

Entendemos como imagen corporal, la representación mental y el conocimiento que el sujeto tiene de su propio cuerpo. Esto le permite distinguir lo que es el propio cuerpo y lo que no es. Lo que es el Yo, la propia identidad y la personalidad y aquello que no lo es.

La imagen corporal no viene predeterminada genéticamente.  No nacemos con ella, sino que se va formando desde los primeros años de la vida y nunca acaba de conformarse del todo.  No es nunca algo acabado y definitivo; es dinámico; está transformándose continuamente, unas veces enriqueciéndose con la incorporación de nuevas experiencias y los conocimientos que ellas aportan, con la reorganización de estos y su profundización; pero otras veces también, deteriorándose, cuando no se producen nuevas experiencias, olvidándose o desorganizándose conocimientos antes aprendidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario